Seguinos en:

MENU

El valor de la continuidad

Sabemos que ves muy lejos el día de la jubilación, pero la realidad es que tus decisiones de hoy impactan en ese día, y queremos que sepas de qué forma lo hacen.

 

La continuidad en el aporte de cuotas personales, es decir el pago mensual de la jubilación, es imprescindible para obtener tu futura jubilación.

 

El hecho de interrumpir los años de aportes personales a tu cuenta del Sistema Jubilatorio, te priva de ciertos beneficios a la hora de jubilarte, por eso si un año no aportas, te estás perjudicando a futuro.

 

Es fundamental tener presente que las definiciones con respecto al Sistema Jubilatorio están determinadas en la Ley, por eso son inamovibles.

 

En concreto, para jubilarte necesitás contar con 35 años de aporte cuando cumplas 65 años de edad. Si no llegás, no accedés a la jubilación ordinaria. Tomar conciencia de esto desde el inicio de la actividad profesional te permitirá adoptar las decisiones más beneficiosas para el día de mañana.

 

Es importante que sepas que, si por accidente o enfermedad, se requiere una pensión por incapacidad, o bien para tramitar una pensión por fallecimiento para familiares de profesionales, la ley exige que se cuente como mínimo con 4 años de continuidad en el Sistema Jubilatorio al momento de ocurrir el hecho.

 

Otro aspecto relevante es que, para obtener una Jubilación por Edad Avanzada –que es el tipo de jubilación que prevé la ley para aquellos profesionales que, cumplidos los 70 años, no llegan a los 35 años de aporte- es imprescindible tener 15 años de aportes continuos al momento de solicitar la jubilación, si no llegas a esa cantidad, no te jubilás.

 

En síntesis cada vez que decidís no habilitar la matrícula, y por tanto, no aportás al sistema jubilatorio, modificás directamente tus condiciones para el día de la jubilación, hasta el punto de poder perderla.

 

Recordá que estamos a disposición para asesorarte sobre este tema, comunicate con nosotros a comunicacion@cajaingros.com.ar.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Beneficios exclusivos de la Caja